Breve historia de la Vuelta al Táchira

Es sencillamente fascinante adentrarnos a relatos de los mismos actores que ayer practicaron o comenzaron esta historia de la cultura del músculo, que hoy la gran mayoría, conocen a todas luces con sobrada pasión. Si tomamos como referencia a finales de la década de los cuarenta, nos encontramos con pocos niños y adolescentes que en épocas de navidad recibieron como regalo un triciclo, mientras que pequeños comerciantes de origen extranjero(italianos, portugueses y españoles) exhibieron las primeras bicicletas de paseo (turismo).

Pero fue a comienzos de 1950 cuando el ciclismo turismero contagió a los tachirenses gracias al apoyo, patrocinio, promoción y difusión, de dos o tres personajes, para la época, encargados de distribuir este tipo de herramientas en varios centros poblados del Táchira como San Cristóbal, Táriba, Cordero, Palmira y Rubio. Es decir, los pequeños empresarios se dieron a la tarea de realizar eventos como: paseos en bicicleta, alquiler de bicicletas y pequeñas carreras, como medida prioritaria para poder vender estas importantes máquinas de hierro.

Familiares de los primeros comerciantes de bicicletas y triciclos en San Cristóbal, trajeron al Táchira la Bicicleta Especial de 10 velocidades. Actividad que causó un gran revuelo en todos los extractos sociales de la región. Donde la moda era tener una bicicleta de paseo y para los que ya participaban en carreras dominicales una bicicleta especial. Este proceso duró mucho tiempo, hasta que el interés y la pasión por las competencias no se hicieron esperar, al conocerse noticias sobre la participación de venezolanos en juegos centroamericanos, panamericanos y olímpicos, entre ellos: Julio César León, Teodoro Capriles, Franco Cacione, Antonio Demichelli y Joaquin Ferreira, entre otros.

Fue así, como aquellos niños y adolescentes, que a finales de la década de los cuarenta utilizaron el triciclo o la bicicleta de paseo, se vieron involucrados años más tarde en competencias de gran renombre nacional como: “La Conquista de Los Andes”, hecho ocurrido en 1956.

En este evento, “para meros machos”, como suelen decir muchos de ellos, participan los tachirenses Avilio Medina, Francisco Hernández, Román Hernández, Juan Bautista Huérfano, Luis Hernández y Benjamín Suárez Pinto. Competencia que arrancó en Caracas, frente al Palacio de Miraflores, donde partieron 62 corredores a devorar más de 900 kilómetros de terreno completamente destapado de tierra, por extensas llanuras, altas montañas y grandes descensos. 8 duras etapas las cuales podemos resumir así:

I Etapa: Caracas-Maracay en la mañana y la Maracay-Valencia por la tarde.
II Etapa: Valencia-San Carlos, en la mañana y San Carlos-Barquisimeto, por la tarde.
III Etapa: 
Carora-Barquisimeto-Carora, en sólo día.
IV Etapa:
 Carora-Trujillo.
V Etapa: 
Trujillo-Mérida, un solo día.
VI Etapa: Mérida-Tovar, un solo día.
VII Etapa: Tovar-La Grita, un solo día.
VIII Etapa: La Grita-San Cristóbal, con llegada frente el gimnasio cubierto “Armiño Gutiérrez Castro”, el mismo día que el general Marcos Pérez Jiménez, lo inauguró en La Concordia.

Certamen donde sólo concluyeron 31 corredores. Entre los tachirenses Avilio Medina hizo el tercer lugar, mientras Benjamín Suárez Pinto se ubicó en la novena casilla.

El equipo aurinegro se tituló campeón por equipos. Las miradas hacia el ciclismo de competencia tanto en bicicletas de paseo como en especial, comenzaron a brillar por todos los centros poblados de la región. En 1960 fue fundada la Asociación Tachirense de Ciclismo, mejor conocida como ATC.