Cierran emisora en Ureña

cabina radio 650

Como un atentado más a la libertad de expresión e información y por ende una violación a los Derechos Humanos de los habitantes de la frontera, catalogó la Fundación Redes la confiscación de los equipos de transmisión de la emisora RBI 90.9 ubicada en el municipio Pedro María Ureña, por parte de un grupo de efectivos militares.

Oswaldo Cáceres, gerente general de FundaRedes afirmó que este hecho demuestra el talante totalitario del régimen que busca reducir, utilizando métodos poco ortodoxos e ilegales, la cantidad de medios de comunicación que aún existen en el país, “mientras que más de 5 emisoras pertenecientes a diversos grupos guerrilleros colombianos funcionan sin restricciones en el espectro radiofónico nacional”.

Resulta absurdo por no decir irónico- aseveró el defensor de DDHH- que mientras desde nuestra organización hemos denunciado en reiteradas oportunidades la injerencia comunicacional de los grupos armados irregulares colombianos en Táchira, Zulia, Apure, Barinas, Mérida y  Amazonas,  sin que el Estado venezolano haya tomado acciones contundentes al respecto, las autoridades militares desmantelen a la fuerza un medio de comunicación con más de  de 20 años de trayectoria y con su documentación actualizada ante CONATEL.

“Esta nueva agresión por parte del Estado a la libertad de expresión en nuestro país demuestra claramente cuál es la prioridad de la autoridades, que no es otra que continuar la vulneración sistemática de los DDH, pues a pesar de que hemos evidenciado la actividad de más de 5 emisoras en frecuencia modulada manejadas por  agrupaciones terroristas colombianas y que abarcan 36 municipios del eje fronterizo colombo –venezolano, esta situación no sea una prioridad para las Fuerzas Armadas”, afirmó Cáceres.

Nos genera suspicacia y a la vez preocupación – continuó el gerente general de FundaRedes- como quienes hoy ostentan el poder en Venezuela, los organismos de seguridad del Estado y la Comisión Nacional de Telecomunicaciones permiten que continúen al aire emisoras pertenecientes a grupos irregulares cuya programación contiene mensajes ideologizantes, adoctrinantes y de guerra, “mientras que RBI 90.9 FM es cerrada arbitrariamente y robados sus equipos solo por informar educar y entretener a los ciudadanos bajo los principios de libertad y democracia”.

S.M CNP 7.996