Didier Sanabria “La zurda de Puente Real”

 

Dueño de una zurda prodigiosa y una potente velocidad, Didier Sanabria se convirtió en un representante reconocido del deporte tachirense.

El cuadro, como se le conoce a la cancha “Claudio Gabino Uribe” de Puente Real, fue el escenario donde comenzó a mostrarse desde joven, destacándose rápidamente en la comunidad.

El Aurinegro lo captó en 1996, aunque un año después, se tituló con Venezuela en el campeonato mundial de fútbol de salón celebrado en México.

Su estruendosa zurda retornó al fútbol de campo para hacer de las suyas al año siguiente en el Futve, cuando se enfundó la camiseta Aurinegra, en el equipo dirigido por Raúl Cavalieri, desde agosto de 1998.

En el Apertura de ese año, el amarillo y negro se tituló campeón, tras galopar con 50 puntos, con 15 triunfos, 5 empates y 2 derrotas, siendo Didier un participante importante para lograr dicha gesta.

Sanabria conquistó una estrella de la mano de Walter “Cata” Roque, en la 1999-2000, cuando el equipo se quedó con el Apertura, el Clausura y el Cuadrangular Final.

De ese año, el nacido en San Cristóbal, recordó par de historias.

“Una vez estábamos listos para la charla y faltaba Laureano Jaimes. ‘Cata’ bajó por las gradas a buscarlo y Laureano subió por el ascensor, llegó y comenzó a arremedar al profe sin darse cuenta que Roque estaba detrás mirándolo, cuando lo vio, se cortó y nosotros soltamos a reír”, dijo.

Sanabria evocó varios momentos, expresando que la armonía siempre reinó en el camerino, producto de la unión existente en la plantilla y el cuerpo técnico.

Su mayor emoción fue cuando el 28 de mayo de 2000, el Deportivo Táchira F.C. conquistó la anhelada quinta estrella, al igualar 1-1 con el Deportivo Italchacao, en la penúltima fecha del Cuadrangular Final.

“Ese día la afición entró a la cancha, un amigo de Puente Real me alzó en hombros y cuando íbamos celebrando por la pista, otro aficionado le metió el pie y caímos, pero no sentimos ningún dolor porque era más grande la alegría que teníamos por el triunfo”, sostuvo.

Actualmente, Didier Sanabria se desempeña como entrenador de futsal, junto con Joseín “Papi” Rodríguez, en el equipo Bravos de Colón.

Adelantó que tienen en proyecto, formar la Academia de Representaciones “Campeones Mundiales del 97”, para captar y exportar jóvenes talentos regionales de fútbol y futsal.

De vez en cuando, Didier hace presencia en el “Claudio Gabino Uribe” y a pesar de contar ya con 45 años, hace temblar a sus rivales cuando prepara el cañón de su pie zurdo, para desenfundar un remate al arco contrario.

Dijo sentirse orgulloso de sus 5 hijas, Maydi, Didilis, Brenda, Yeneydi y Dirly, esta última siguió sus pasos, jugando fútbol profesional con la tropa femenina del Deportivo Táchira F.C., conquistando el subcampeonato del Torneo Clausura 2018.

Nota de Prensa