Reunión en Casa Episcopal

seminaristas 650

En la casa episcopal fue presentado el itinerario de formación permanente que realizará el grupo de presbiterio diocesano que durante este año 2016 estará efectuando el trabajo de formación permanente.

La reunión fue dirigida por el obispo diocesano, Mario Moronta, quien estuvo acompañado de dos presbíteros que forman parte del equipo de apoyo. Monseñor Mario en su presentación a los sacerdotes indicó que es un trabajo que ya han llevado a cabo los presbíteros con menos de diez años de ordenados y también el grupo de sacerdotes que lo desarrolló en el 2015, quedando sólo los sacerdotes presentes en la reunión del martes 23, por vivir el itinerario.

Asistieron a este encuentro motivacional 35 sacerdotes, quienes conocieron la temática y metodología que se irá a desarrollar en los venideros encuentros, así como los objetivos que deben ser consolidados, la iluminación de la palabra a emplear, las responsabilidades a asumir, así como los seguimientos y requerimientos, además de las fechas y lugares de las próximas reuniones.

Ratificó Monseñor Moronta, que “no son charlas académicas o teológicas, sino vivenciales para compartir como miembros del presbiterio y para demostrarnos que somos capaces de estar pendientes los unos de los otros”. De los temas se pudo conocer que tienen como centro a la propia persona del sacerdote, por lo que los encuentros han sido titulados: “yo sacerdote-hombre”; “yo sacerdote-cristiano”; “yo sacerdote-ministro”; “yo sacerdote-iglesia”.

Por último los presbíteros dieron a conocer sus expectativas sobre el itinerario así como sus sugerencias, inquietudes, además de manifestar su disposición participativa. A su vez, los sacerdotes Víctor Vivas y Josué Calderón –encargados de la formación permanente diocesana- presentaron un resumen de las experiencias vividas por los anteriores grupos en el itinerario, coincidiendo en que los mismos fueron muy fructíferos gracias a la disponibilidad de los participantes y de los encargados de las temáticas, puesto que las propuestas presentadas conceden beneficios para todo el presbiterio.