Unos minutos al sol y mejorará tu función inmunológica

Sol en la playa

Cada vez más investigación confirma que evitar los rayos del sol podría ser uno  de  los factores principales de que exista un gran número de problemas de  salud.  Exponer  la piel del cuerpo a los rayos del sol no solo produce vitamina  D,  sino  que  además  los  rayos  del sol producen otra serie de beneficios  para  la  salud  que no están relacionados con la producción de vitamina D.

De  hecho,  en este sentido, los seres humanos parecen tener mucho en común con  las plantas–ambos necesitamos exponernos directamente a los rayos del sol,  con  el  fin  de tener un desarrollo óptimo, y si bien las fuentes de iluminación artificial que ofrecen espectros de luz específicos podrían ser útiles  para  varios  problemas,  idealmente necesitamos el espectro de luz completo que proporciona la luz solar natural.

Muy  recientemente,  los investigadores del Centro Médico de la Universidad de  Georgetown  publicaron  un  estudio de laboratorio en el que utilizaron células  en  placas  de  Petri,  que  muestra que exponerse a la luz azul y ultravioleta (UV, por sus siglas en inglés) aumenta la actividad de células T—glóbulos  blancos  que  participan  en  la  función inmunológica y luchan contra las infecciones.

La Luz Solar es un Refuerzo Inmunológico Natural Se  cree  que  este  es  el primer estudio que muestra un impacto de la luz sobre este particular tipo de células inmunológicas, por lo que se necesita realizar  más  investigaciones  para verificar los resultados. Sin embargo, existe  mucha  evidencia  en  los  estudios médicos que confirma que la luz solar tiene propiedades inmunológicas. (Fuente: Dr. Mercola)