En Vídeo los Tachirenses comprueban daños en sus vehículos por compra de gasolina importada

El llenar los tanques con gasolina extranjera presuntamente importada de Irán, les cuesta un ojo de la cara al reparar sus vehículos por los daños que ocasiona este producto de pésima calidad.

A los tachirenses que paren día a día una estrategia, una acción o una empresa en tiempo real para ganar unos cuantos dólares o pesos colombianos en trabajos o emprendimientos diferentes a sus profesiones, llenar los tanques con gasolina presuntamente  importada de Irán, cuesta un ojo de la cara al reparar sus vehículos por los daños que ocasiona este producto de pésima calidad.

Hasta los más escépticos lo corroboraron en los tiempos y lapsos respectivos, con el daño de su vehículo, este caso ocurrió con una familia de trabajo, honesta y sacrificio que en medio de esta ruda crisis humanitaria y económica, luego de abastecer combustible en tres oportunidades hace un par de mese que llegó al Táchira por la compra de Venezuela a Irán, al momento de encender su automóvil, muy temprano en la mañana de semana tipo flexible 7 mas 7, este no dio ignición para el arranque y el motor no encendió.

Al revisar artesanalmente y curiosear sin conocimientos mecánicos, llegaron a la conclusión que estaban accidentados por un daño grave, los jefes de familia, una pareja profesional que resuelve el día con actividades del “modo cuarentena”, llamaron a su mecánico de confianza y este con conocimiento de causa luego del chequeo profesional les informó que estaba dañada la bomba de gasolina.

El vehículo marca Chevrolet, modelo Aveo de años recientes con motor recién reparado el año anterior, sufrió el severo daño a causa presuntamente de la gasolina importada que tiene un color negro oscuro como un líquido de residuos supuestamente contaminantes.

Al conocer la noticia, la impresión más allá de la coloquial expresión contra la gasolina irani, fue superada por el monto redondeado en dólares por el mecánico que les explicó, que la reparación iba de 40 a 60 dólares gringos por los costos de los repuestos.

Los precios al indagar en los sitios de costumbre dieron como resultado que una pila de gasolina tiene un valor de 15 dólares, la bomba unos 40 a 50, la mano de obra un poco económica, porque, puede variar según los efectos colaterales aparentemente por la gasolina de Irán.

Con este drama de tomar una decisión de reparar el carro o no, la familia en consenso optaron por el banco ubicado hoy día en casa, con sede debajo del colchón, porque no pueden quedarse sin una parte de la empresa familiar donde actualmente se generan los recursos para subsistir.

Estos ahorros, hogareños, previstos para situaciones de inversión futura, no tuvieron el destino deseado, pero, seguramente con el devenir de los días, las expectativas serán superadas por la fe y empeño de las bendiciones divinas del todopoderoso que a futuro les premiará con satisfacciones superiores.

Así como este caso ocurrió y tuvieron la gracia de Dios para solucionar, otros miles de tachirenses tienen sus vehículos estacionados, porque no hubo manera de comparar repuestos y repararlos hasta nuevo aviso, todo por estar a la espera de un cambio que mejore las condiciones económicas que viven las familias del Táchira y retomar el camino del éxito.

Para los especialistas la gasolina de Irán es muy pesada, va de 82 a 85 octanos y si puede ocasionar daños en el motor, bombas u otras partes del auto porque los vehículos que circulan en el estado tienen otro tipo de sistema que no se adapta a este combustible.

Said Cárdenas CNP 13868

@saidmoanack