Fernando Andrade: “La inocencia de Laidy”

Fernando Andrade

La gobernadora Laidy Gómez salió a los medios a tratar de sacarle provecho político a la traición que nos ha hecho Franklin Duarte,  a nosotros los copeyanos en particular y a todos los tachirenses, en general.

La señora Laidy muestra en esa declaración un desprecio, un irrespeto  hacia el partido “donde él militaba”, es decir hacia Copei.

A la gobernadora le molesta que la dirigencia de Copei haya condenado y rechazado de inmediato la traición de Duarte. Parece que ella deseaba que los copeyanos nos hubiésemos quedado callados frente a esa inmoral conducta, o que la hubiésemos avalado.

La gobernadora ha declarado “hay unos políticos que se han sorprendido , dirigentes del partido donde él hasta ayer militaba. Yo no me sorprendo, porque una persona que diga que prefiere en el Táchira a un chavista gobernando que a una demócrata muestra la costura. Él era uno de los principales adversarios políticos de la lucha, del esfuerzo democrático y social que nosotros estamos haciendo desde Octubre de 2.017”

Esa declaración merece un análisis, pues evidencia las graves contradicciones, en las que viene incurriendo la señora gobernadora, desde que asumió el cargo.

En primer lugar, si a ella no le sorprende el inmoral comportamiento de Franklin Duarte, es porque ella tendría algún conocimiento de antecedentes que nosotros los copeyanos no conocíamos.

¿Si ella tenía ese conocimiento porque se calló? ¿Por qué no le informó al pueblo del Táchira de esos antecedentes que a ella la llevó a no sorprenderse por ese comportamiento?.No solo peca el pecador, sino el que le encubre sus pecados.

A nosotros los copeyanos si nos sorprendió, porque en estos cuatro años el señor Franklin Duarte fue un diputado combativo frente a la dictadura. Hay suficientes evidencias de ello.

Que ahora cometió un bochornoso acto de traición es cierto, y por eso nuestro partido lo ha expulsado.

Dice la gobernadora que Duarte “era uno de los principales adversarios políticos de la lucha, del esfuerzo político y social que nosotros estamos haciendo desde Octubre de 2017”. La verdad es yo pensaba que los principales adversarios de la gobernadora eran Maduro, Feeddy Bernal, Zoraida Parra y toda la camada de comunistas que diariamente destruyen la vida de nuestro pueblo tachirense.

Después me acordé que la señora Laidy apenas la eligieron gobernadora, se transformó de diputada cuestionadora, en sumisa ficha de la nomenclatura del estado socialista. Por eso fue a arrodillarse a los pies de la Asamblea Constituyente. Por eso se le ve en muy cercanas y efusivas reuniones con el agente que la dictadura chavista nos tiene aquí en el Táchira, el señor Freddy Bernal.

Todavía tengo en mi memoria los videos de Bernal tocando con picardía, el inflado abdomen de la señora Laidy, en sus días de embarazo. Parecía el encuentro de dos grandes amigos que se juegan a raíz de su embarazo.

Aún recuerdo el silencio de la señora gobernadora,  en enero de 2019, cuando se juramentó Guaido como Presidente de la Asamblea, y posteriormente, como Presidente encargado de la República. Ella nunca reconoció a Guaido cómo presidente de la República. Ella sigue buscando cómo adularle a Maduro y a Diosdado.

Solo hay que oír sus discursos, declaraciones y su publicidad. Para nada critica a los jefes de la dictadura. Ella habla con adornos, que si las políticas públicas nacionales, que si la situación nacional. Pero nunca dice las cosas con nombre y apellido, porque anda todo el tiempo cuidándose de no molestar a los cabecillas del régimen.

Eso explica porque ella ahora, después de la traición, sale a afirmar que el diputado Duarte era su adversario, y a tratar de lanzar lodo a la familia copeyana del Táchira porque uno de los nuestros, nos ha traicionado.

Hasta Jesus, que es Dios, sufrió la traición de uno de sus apóstoles, como no nos va a ocurrir eso a otras familias.

La señora Laidy quiere pescar en rio revuelto y por eso nos ataca a los copeyanos. Olvida la gobernadora que ella fue precisamente, con una compañera de Rubio, que es parte de su equipo de gobierno, quienes hicieron a Franklin Duarte diputado.

La gobernadora solo aceptaba un suplente de Copei si era Franklin Duarte. Luego, en la campaña para la gobernación, la entonces diputada Laidy sólo quería que de Copei le acompañara su suplente el Dip. Duarte. De hecho su equipo de seguridad en la campaña y su movilización la confió ella al Dip. Duarte.

De modo que si alguien se empeñó en hacer de Duarte un diputado fue la señora gobernadora.

Finalmente, invito a la señora gobernadora a separar la paja del trigo. La traición de Duarte no se la puede endosar a la dirigencia de Copei.
Como no podemos endosarle a los demás partidos las traiciones de varios de sus diputados.

Tampoco podemos acusar a todos los adecos por los dirigentes de ese partido que se han vendido a la dictadura. No hemos salido nosotros, los copeyanos, a acusar a los adecos porque el Sub-Secretario Nacional y anterior Secretario Nacional Juvenil de ese partido Negal Morales, haya estado en la plancha, como secretario de la directiva usurpadora que asalto a la Asamblea el pasado 5 de Enero.

La dictadura ha comprado dirigentes de todos los partidos. Basta recordar de donde viene Claudio Fermin, Timoteo Zambrano y Rafael Marin, todos máximas autoridades de AD en su momento.

De modo que la señora gobernadora le quedaría mejor no lanzar coje ticos al aire, no vaya ser que le puedan caer partículas de pólvora que le lesionen su bello rostro.

Fernando Andrade Roa
Presidente COPEI Táchira