A medida que la pandemia de coronavirus se agrava, trajo una constante liga de noticias de artistas que cancelaron sus shows. Cuando la exhibición de música de Texas South By Southwest, que se mantuvo nerviosa hasta la undécima hora frente a una petición para cerrar el evento, fue cancelada se comenzó a ver los impactos que el virus también ha tenido en la industria de la música. El festival, generó £ 271 millones para la economía de Austin el año pasado, según cita de NME.  Se han retirado o pospuesto otros festivales en todo el mundo, incluidos el Ultra Music en Miami y Coachella en California, que debía comenzar el 10 de abril, pero se trasladó a octubre, dejando un agujero negro de $ 1 mil millones. En el caso latinoamericano también fueron pospuestos los festivales Lollapalooza en Chile y Argentina.  Los eventos cancelados tienen un gran efecto en una variedad de negocios que generalmente se benefician del gasto del turismo musical de los festivales y eventos: hoteles, taxis, bares y restaurantes verán caídas significativas en los ingresos tras la cancelación de los principales festivales globales.

En el caso venezolano, también fueron postergados hasta nuevo aviso, el festival Sunset Roll que se celebraría en Puerto La Cruz en semana santa, y el Urban Music 2020 en la terraza del CCCT que se llevaría a cabo el 27 y 28 de marzo, además de los conciertos de la cantante venezolana Karina en Caracas y sus restantes ciudades de la gira, entre muchos otros eventos. 

 

 

 

Correo: jesuslm03@gmail.com

RRSS: @jesuslozada1